Aquellas novelas rosa

Sí, aquellas novelas rosa que hicieron furor en los años cincuenta y sesenta, aquellas que calificamos cómo “novelas de Corin Tellado”, dándoles el nombre de la célebre escritora a todas ellas.




Hubo muchos soberbios y afamados escritores que pusieron el grito en el cielo al ver como se vendían este tipo de novelas y como las suyas cargadas de intenciones y de maravillosos y vistosos argumentos, veían amarillentar sus portadas en los escaparates. Este tipo de lectura, le pasaba como al cuplé, era algo así como el género “chico” o “muy” chico de la literatura, e incluso estaba mal visto, si decías que eras consumidor de este tipo de novelas o de aquellas del oeste, las de Zane Grey o las de Manuel Lafuente Estefanía, que es una auténtica leyenda en España y en medio mundo.


Primera edición y número 1 de: Colección Vaqueros.
Primera edición del año 1951, de la novela de Zane grey, The knights of the range.

De una falsa moral que ponen la piel de gallina


los hombres, siempre pensando en lo mismo...




Autores como Antonio Losada, Guillermo Sautier Casaseca, que eran los reyes de la novela rosa en la radio, junto a Luisa Alberca o el escritor Carlos de Santander (Juan Lozano Rico) o la propia Corín Tellado, la escritora española más leída después de Miguel de Cervantes, que tiene tela... encontraron reconocimiento y fortuna con este tipo de literatura popular (por más, que les pese a muchos). Pero lo que realmente me gustaba de aquellas novelas, no era lo que podía encontrar en el interior, ni mucho menos. No, no estaba por esa labor, era ¡la contraportada!. Muchas de aquellas novelas y tebeos a veces nos ofrecían bonitas contraportadas, dedicadas a actores o cantantes de moda. Y cómo no, Sara Montiel, fue una de las reinas de aquella lluvia de estrellas a lo largo de varios años.

Lluvia de estrellas

Sara Montiel, hizo cuatro películas con Fernándo Fernán Gómez.
La primera de ellas fue, Empezó en boda, de Raffaello Matarazzo (1944)

Gracias Dani, por escanear y enviarme el librito




Una de vaqueros
The Alamo (1960) de John Wayne
Un poco de historia
El "dulce" Frankie, empezó muy joven en esto de la música y el cine. Su oportunidad en el mundo cinematográfico se la dio John Wayne para su película El Álamo
Las hojas verdes (The green leaves of summer) del genial Dimitri Tiomkin, estuvo nominada al Óscar.


Sara Montiel, hizo su particular versión de este clásico de las baladas.





Saritísima



Su espectáculo funcionó maravillosamente bien por toda España. La presencia de Josephine Baker, puso el broche de oro a su “Saritísima”. Tenía a su lado a Pepe Tous, que anunciaba que quería casarse con ella, y lo más importante, Sarita iba a ser mamá.



Josephine Baker en un viaje que hizo a Palma de Mallorca en 1962. En la mesa vemos el famoso llonguet, un panecillo típico de Mallorca y Cataluña.

1975 no empezó bien para la actriz que vio desvanecerse una vez más la dicha de ser madre. Triste y abatida se refugió en su marido y sus amigos en el mejor lugar del mundo, su maravillosa casa en Palma de Mallorca. Allí, en calma y con su gente todo volvió a su cauce y de nuevo el trabajo la vuelve a salvar.


En su “cuartel general”, empiezan a dar forma a los proyectos que tienen en mente y a atender las llamadas de amigos de aquí y del otro lado del atlántico, que no olvidan a Sara y le piden que vuelva a trabajar para un público que la adora y la echa de menos.

Sara que, como sabemos, respira su profesión por cada poro de su piel, sabe qué es lo único que siempre en los malos momentos la ha reconfortado, casi salvado: su trabajo.

últimamente se hablaba de la escandalosa portada de su disco, que había sido debidamente autorizada. Ya está en la calle, al alcance desus admiradores, que son muchos. pero lo interesante está dentro, en el disco: "Touch me" y "Ten", dos buenos temas, de los que Sarita hace una de sus peculiares creaciones. Las canciones fueron creaciones de José Tous y Gregorio García Segura. La famosa foto de : Castellvi.
22-agosto de 1975.


Saritísima vuelve a estar en forma y resurge con una fuerza increíble, se atreve con todo y tiene “ojo clínico” con respecto a su carrera. Sabe de que va la cosa y mima y cuida mucho su espacio. Y, por fin en agosto de 1975, saca un “single” de dos canciones con una portada de “infarto” impensable para la época. Aún así, el disco es retirado, aunque “el secuestro” no dura mucho. Sara recibe duras críticas por su trabajo, de un sector, bueno del mismo de ahora, para qué nos vamos a engañar, que sólo consigue asentar más al mito. Su disco lo podemos escuchar en las discotecas de moda, algo totalmente impensable para ninguna de las artistas coetáneas de La Montiel. Oír a Sara, susurrar con la voz, rota, adormilada, envuelta en sábanas y humo aquello de: Touch me… francamente, va mucho más allá del puro disfrute

Valerio Lazarov (Rumanía-1935-Madrid- 2009) en los años setenta revolucionó y dio vida a una aburrida TVE. Se le apodó Mister Zoom por su peculiar modo de utilizar la cámara. Gracias a Lazarov, aquella caja de 625 líneas nunca volvió a ser la misma. ¿Quién no recuerda a Sara Montiel junto al Ballet Zoom?

Valerio nos cuenta una "patética" y divertida anécdota.



Sara Montiel nos habla de su Touch me




Su LP saldría a la venta en septiembre de 1977

No tengo remedio ¿y vosotros?


Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal

 
låna pengar